La competencia del empleado público.

A veces pagan justos por pecadores. Lo que ocurre con la profesionalidad del empleado público no tiene nombre. Me refiero a la falta de competencia de la que adolecen algunos de los servidores públicos que pueblan nuestra querida Administración. Es demasiado. Lo más sencillo se convierte en lo más complicado de resolver cuando te encuentras delante de ti a alguien que no da pie con bola. El ejemplo que relato a continuación es totalmente verídico y me ha ocurrido hoy mismo en las dependencias municipales. Protagonistas de tan singular experiencia, una joven empleada municipal y quien suscribe.

Esta mañana me presenté en mi Ayuntamiento con el fin de que gestionar una liquidación para el pago de una tasa para la solicitud de una licencia de obras en la vía pública.

La cuestión es bien sencilla o al menos eso creía yo. El caso es que la empleada pública que me atendió no domina las matemáticas, eso es lo que me parece.

A su pregunta de «¿cuántos metros tiene la obra?», contesto que 5 metros cuadrados. Entonces, vuelve a preguntarme: «¿metroAyuntamientos lineales?», 10 metros le dije. «Y de ancho?. Medio metro. «Vale», entonces le liquido a razón de 10 metros cuadrados.

Perdone, le espeté, creo que tiene usted un error de cálculo, a saber: 10 por 0,50 son 5 metros cuadrados.

Yo con esta aclaración no quería ni por asomo enseñarle matemáticas, pero… es que la ocasión no tiene desperdicio.

«Mire caballero», me dice. “Diez metros lineales son diez metros cuadrados aquí y donde usted quiera.”

¡Pero bueno!. ¡Usted no puede calcular lo que quiera, tiene que calcular lo que es, es decir 5 metros cuadrados, que es el resultado de multiplicar 0,50 por 10, nada más, así de fácil!.

«Bien, tenga, la liquidación por 5 metros cuadrados, pero que sepa que el departamento de obras le indicará que debe usted abonar una diferencia, puesto que son más metros cuadrados…Ah, y además no quiero discutir que tengo más gente que atender”. Menudo panorama, pensé.

No quiero ni imaginar la cantidad de liquidaciones mal hechas calculadas por esta empleada municipal.

Y es que el día que en su clase explicaron las medidas de superficie faltó a clase. Digo.

Leave a Reply:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *